¿Qué son los Estados Financieros?

Son los documentos más importantes que tiene que preparar una empresa. La situación económica y patrimonial de una empresa se refleja en los estados financieros, siendo imprescindibles para saber si una compañía es o no rentable.
Los estados financieros deben reflejar una imagen fiel de la compañía en periodo de tiempo determinado con el objetivo final de dar una visión general de la misma.
Se deben realizar siguiendo la estructura que dicta el plan general de contabilidad.

¿Quién debería estar familiarizado con los estados financieros? Saber construir unos estados rigurosos y bien diseñados es de interés para cualquier analista financiero, consultor, asesor, profesionales que trabajen en departamentos financieros, y en general cualquier persona que tenga interés en adquirir una visión financiera de la compañía. Es importante saber que muchas decisiones estratégicas de una compañía se basan en los estados financieros.

Hay 3 tipos de estados financieros:

1.- Balance de Situación

2.- Cuenta de Resultados (PyG)

3.- Estados de Flujos de Caja

A continuación os mostramos un vídeo explicativo de estos 3 tipos:

 

 

 

1. BALANCE:

Es el estado financiero que muestra la situación de la empresa en un momento concreto. Es una fotografía del momento económico.

Es el resumen de los activos, pasivos y el patrimonio de los accionistas. La ecuación que se debe tener presente  Activos= Pasivos + Fondos propios.

El activo: se divide, en activo corriente y no corriente.

El activo no corriente: hace referencia a los bienes que formarán parte del patrimonio durante un periodo mínimo de un año. Incluye: los inmuebles, las inversiones financieras a largo plazo o la maquinaria.

Los activos corrientes:  son los que formarán parte del patrimonio menos de 12 meses. Incluye la, caja, el inventario o cuentas por cobrar.

  • El pasivo: se divide en corriente (deudas a corto plazo) y no corriente (deudas a largo plazo).
  • El patrimonio neto: Incluye principalmente los fondos propios

2. CUENTA DE RESULTADOS:

Es el estado que informa del resultado de la gestión de la empresa como consecuencia de las operaciones ordinarias (ingresos y gastos). Para elaborar el estado de resultados se desglosan de forma detallada todos los ingresos, los  gastos y otras partidas como la amortización, los intereses y los impuestos hasta llegar al resultado neto final de ejercicio.

Si durante ese período los ingresos netos superan a los gastos, tu empresa habrá obtenido beneficios (saldo positivo). Cuando ocurre lo contrario, significa que estás entrando en pérdidas (saldo negativo).

3. ESTADOS DE FLUJO DE CAJA:

Se muestran todas las variaciones de efectivo que se han realizado en la empresa.

El flujo de caja muestra lo que reporta la empresa en términos de caja. Para calcularlo, se tienen en cuenta conceptos como la variación de capital circulante o las inversiones.

La importancia del Flujo de Caja es que nos permite conocer en forma rápida la liquidez de la empresa, proporcionando una información clave a la hora de tomar decisiones estratégicas

 

En definitiva, el desempeño de una empresa se conoce a través del análisis de sus estados financieros, como si fuera una radiografía.

Los estados financieros comprenden todos los datos financieros, económicos y contables sobre las actividades pasadas y permiten proyectar con mayor certeza el futuro de la organización.