Artículos sobre Modelización

Fecha : Oct 05, 2016 Categoría : Modelización
distrito financiero

Bajo el término modelo financiero se entiende una versión abstracta-matemática que plasma la realidad financiera de una empresa en un set de hojas de cálculo.

Un modelo es pues una versión matemática, simplificada e idealizada de la realidad de una empresa. El modelo trabaja versiones simples de factores reales y los plasma en hojas de cálculo que facilitan la ejecución de cálculos matemáticos sobre los datos.

La finalidad de un modelo financiero es representar la realidad de la forma más simple posible sin dejar de ser un reflejo realista de la situación de la empresa, y de este modo permitir proyectar los estados financieros de la empresa sobre la base de datos actuales e históricos.

En este artículo tratamos estos aspectos de la modelización financiera

¿Para qué se utilizan los modelos financieros?

La modelización financiera, esto es el diseño y planificación de un modelo financiero, se utiliza sobre todo a la hora de planificar un plan de negocio o de plasmar la estructura financiera de una empresa. La finalidad es plasmar la realidad de la empresa en un modelo abstracto que facilite una imagen transparente de la situación global de una empresa. En el caso de un quiosco callejero esto seguramente es más simple que en el caso de una multinacional con diferentes sectores y divisiones.

El objetivo de un modelo financiero es poder proyectar el impacto de cualquier cambio en la estructura o el negocio de la empresa.

Dado que los modelos financieros se diseñan tomando en cuenta datos históricos además de la situación estructural, el modelo permite definir escenarios con variables que en función de su valor reflejan cambios en toda la estructura.

Utilizando un símil se podría definir el proceso de modelización financiera como el intento de trasladar la realidad estructural de la empresa (sus fuentes de ingresos, sus costes, su estructura de capital, endeudamiento, etc. , así como todos los factores externos que influyen en su estructura financiera) en un set de hojas de cálculo que reflejen cualquier cambio de variables y muestren las consecuencias del mismo.

Una planificación integrada contiene las cuentas de ingresos y costes, los balances y el cálculo de flujo de capital con sus respectivas dependencias.
Con ello, ante cualquier decisión, el modelo permite proyectar el desarrollo y las consecuencias de un escenario de cambio. Esto es un instrumento imprescindible a la hora de tomar decisiones que afectan a la estructura de una empresa, puesto que hace transparente el impacto que tenga cualquier decisión.

¿Cómo se hace un modelo financiero?

Un modelo financiera es una siempre una abstracción matemática de una realidad. Los modelos financieros trabajan con asunciones simples y hasta cierto punto ideales de la realidad, lo que sería un funcionamiento normal. Un buen modelo es lo suficientemente detallado como para no dejar ningún factor clave fuera, pero tampoco tan complicado como para que no se pueda utilizar ad hoc en cualquier situación.
La base del modelo financiero refleja el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias, que con ayuda del histórico permite reflejar un estado de flujos de fondos (el cash flow statement) como resultado de ambos inputs.

Que es un modelo financiero en Excel

Los modelos financieros profesionales y los habituales en el marco de la Pyme suelen hacerse en Excel. Aunque hoy día ya existen numerosas alternativas con software de planificación de recursos empresariales (ERP) y business intelligence (BI), así como modelización con lenguajes de programación y metalenguajes, la realidad es que Excel sigue siendo la herramienta dominante para la modelización financiera.

En primer lugar, hay muchas consultoras y bancos que no han modernizado sus sistemas de gestión y funcionan en ámbitos y departamentos completamente desvinculados de otros, utilizando Excel para la comunicación interna. Excel es una aplicación casi universal que todo el mundo tiene instalada en su ordenador.

Pero lo más importante es la flexibilidad. Para programar un modelo de una multinacional, una empresa puede invertir mucho dinero en software especialmente customizado o comprar soluciones estándar de la marcas de software de gestión.

Pero a la hora de analizar proyectos individuales y muy concretos, Excel permite una flexibilidad a la que no llega un software de gestión.
Esto puede ser Excel, pero también podría ser cualquier otro programa como LibreOffice, Lotus o similares. El más común es Excel, dado que es ubicuo en todas las empresas y sus funcionalidades de programación y automatización están diseñadas para el manejo en entornos de oficina.

Conviene sin embargo recordar siempre que la modelización financiera no es “finanzas con Excel y VBA” sino que Excel y sus posibilidades son herramientas que utiliza el modelizador para realizar un retrato virtual de la situación financiera de una empresa.

Qué elementos contiene un modelo financiero

La base de un modelo financiero naturalmente será la cuenta de beneficios y pérdidas, el balance y el control del flujo de efectivo. Según la estructura de una empresa esto se complica con sucursales, filiales, empresas que son parte de un grupo, y que a su vez, tienen sus propios modelos que hay que integrar en un modelo principal. Si se trata de estructuras complejas y multinacionales hay que consolidar los modelos individuales en el modelo general.

Esto hace que los modelos financieros puedan llegar a ser muy complejos y por ello los datos y su visualización deba ser estudiada cuidadosamente. Un modelo inservible por su complejidad conduce a los mismos errores que un modelo incompleto o irreal.

Para realizar su función de instrumento de proyección o predicción, el modelo necesita incluir datos históricos que permitan proyectar datos futuros.

Esto en la práctica hace que lo que parece simple, plasmar en un Excel los datos de una empresa, a la hora de realizarlo se pueda complicar un poco: Hay que localizar las fuentes de los datos que se van a utilizar, filtrar y limpiar esos datos para que sean usables, comprobar que no haya errores y asegurarse de que se actualicen correctamente de forma regular.

Dependiendo del entorno empresarial, habrá que recoger datos de otras aplicaciones, de data warehouses, de diferentes departamentos y todo esto necesita ser ordenado, clasificado y preparado para su integración en el modelo financiero.

En general, la modelización se estructura en varias fases:

En una primera fase se recopila la información, el input, en hojas de cálculo.
Después se realizan los cálculos sobre estos datos recopilados en una segunda fase.
Una vez calculados, los datos se mostrarán en el modelo y finalmente todo esto se grafica en gráficos dinámicos que permiten visualizar la información importante de forma cómoda y fácil de entender.

El proceso del diseño de un modelo financiero, el proceso de modelización, por tanto es vital para que el modelo sea funcional.

¿Para quién es importante un modelo financiero?

El modelo financiero es importante tanto para la empresa como para el inversor. La empresa necesita tener una visión clara de su negocio. El inversor necesita saber en dónde mete su dinero.

Todas las empresas necesitan un plan de negocio para organizarse. Pero desde el momento en el que entra financiación externa, sea por crédito o por inversión, el modelo financiero se convierte en un instrumento imprescindible para la planificación.
Especialmente en cuestiones relativas a la financiación de una empresa, los inversores esperan una presentación transparente, completa y correcta de la situación financiera, especialmente de la proyección de la situación de ingresos, capital y liquidez. Los inversores sólo invierten su dinero si están convencidos de que la empresa podrá devolver créditos e intereses en el futuro, rentabilizando su inversión.

En la práctica los modelos financieros se utilizan a nivel interno sobre todo en procesos de planificación de presupuestos, y en la gestión de la liquidez o cash management.

Aparte de su uso en todas las cuestiones relativas a la financiación, los modelos financieros también se utilizan para la gestión de la empresa.
En muchos escenarios en los que hay que tomar decisiones de negocio relativas a compras, proveedores, plantilla, equipamiento o inversiones, el modelo financiero puede ayudar a comprender mejor el impacto de cualquier decisión en la estructura financiera de la empresa. Permite jugar con diversos escenarios, cambiando variables como costes, ingresos, intereses o provisiones y mostrar una proyección con las consecuencias que puede tener una decisión en temas básicos.

Al ser un modelo abstracto, se puede simular escenarios antes de tomar una decisión y naturalmente esto ayuda a tomar las decisiones correctas y no empantanarse con decisiones irracionales.

Por ejemplo, se pueden analizar opciones de externalización o adquisición y su impacto en los resultados o en la liquidez o en el valor global de la empresa.

Los modelos financieros se ajustan a cada empresa como un guante. Hay diversos modelos tipificados, al igual que hay muchas empresas que funcionan de la misma forma, pero en general, cuanto más ajustado sea un modelo a la realidad que describe, más usable será.

En el ámbito de la auditoría y el crédito, los modelos financieros ya son una herramienta imprescindible para la toma de decisiones, ya que permiten simular y analizar la situación de la empresa en todos sus aspectos.

¿Los modelos financieros sólo se utilizan para cuestiones de financiación?

Un modelo financiero se puede utilizar como herramienta de gestión en muchos ámbitos. En el marco de la gestión de una empresa por ejemplo se pueden utilizar modelos para la optimización de procesos de producción y almacenaje, para decisiones de compras, para la evaluación de riesgos, el análisis de break-even, para modelizar amortizaciones, para planificación estrategia o para decisiones de expansión.

En el marco de la gestión financiera se utilizan modelos para cierres de año, para analizar o planificar inversiones, para gestionar el flujo de efectivo, planificar presupuestos o para analizar cambios en la estructura de capital.

Y naturalmente, en el marco de la banca de inversión, el modelo financiero es vital para la valoración de empresas, la gestión de carteras, modelos de derivados, operaciones con bonos o para simular inversiones en bolsa.

¿Qué ventajas aporta el modelo financiero?

Un modelo financiero bien diseñado aporta muchas ventajas. La primera es que facilita la toma de decisiones estratégicas. Desde el momento en el que las consecuencias de un cambio en algún factor financiero se plasman de forma visual en un gráfico, el mecanismo de toma de decisión se pone en marcha. Aun cuando nunca de se debe olvidar que un modelo está basado en la abstracción y simplificación de una realidad empresarial, las tendencias o posibles consecuencias de una decisión siempre serán visibles a grandes rasgos. El posible impacto de un cambio de línea, de precios, de salarios, de tipos de interés se puede observar en cuestión de segundos tras cambiar las variables correspondientes. Se puede contestar a “¿y qué pasaría si …? de forma visual e intuitiva, ya que el modelo permite jugar con diversos escenarios y adaptarse mejor a cualquier cambio estructural.

Otra gran ventaja es la flexibilidad que aporta un modelo financiero. Los modelizadores financieros con experiencia pueden cambiar modelos de forma sustancial a corto plazo, adaptándolos a nuevas realidades dentro de la empresa (como pueden ser fusiones o adquisiciones). Cuando hay cambios repentinos en las condiciones básicas de una empresa, los famosos imprevistos, los modelizadores pueden reaccionar adaptando el modelo financiero a la nueva realidad. De esta forma, una empresa puede reaccionar y gestionar cambios estructurales de forma más ágil.

¿Quién diseña el modelo financiero?

Por lo general, el modelador financiero es un analista financiero. En una gran empresa con un departamento financiero completo, probablemente habrá una persona o un grupo de personas que diseñen y mantengan el modelo financiero.

Pero la gran mayoría de modelizadores trabajan en empresas que ofrecen servicios financieros y realizan los modelos para clientes o inversores. En pymes es habitual que los modelos financieros sean diseñados por personal especializado de empresas de consultoría, bancos, incubadoras, fondos de inversión, aseguradoras, etc.

Sin embargo, en pymes, franquicias y microempresas, el dueño o inversor probablemente realizará sus propios modelos financieros mientras que la estructura de la empresa no sea excesivamente compleja y el empresario o gerente tenga habilidades básicas para ello.

Modelizadores financieros en banca

Bancos y en especial la banca de inversión suelen emplear a los especialistas de modelización financiera. Los grandes bulge brackets (los bancos más de inversión más importantes) y elite boutiques (consultoras que realizan grandes operaciones y compiten con los bancos de inversión) suelen formar a sus modelizadores durante los primeros años en la misma empresa o enviarlos a cursos especializados (como los que ofrece modelandum).

Estos profesionales suelen elaborar modelos financieros ligados a proyectos concretos y que pocas veces ven la luz puesto que son utilizados para operaciones internas. El conocimiento de estos profesionales se queda en el banco o migra cuando cambian de trabajo y a menudo el modelizador puede poner y pone precio a su información.

Modelizadores financieros en empresas

En las empresas grandes hay canales y estándares de comunicación propios. Aquí cada maestrillo tiene su librillo y no hay modelos estandarizados que apliquen a todo el mundo. Cuanto más cerrada sea una empresa, más individualizado será su modelo.

Modelizadores en auditorias y consultoras

Los modelizadores que trabajan para las cuatro grandes auditoras y consultoras suelen utilizar soluciones más o menos estandarizadas. Las grandes consultoras suelen tener departamentos de modelización que marcan la pauta para los consultores o auditores.
Los modelizadores que trabajan en consultoras más pequeñas o especializadas optan más por sus propias recetas y con ello atomizan sus modelos, adaptándolos a cada caso.

¿Quién necesita dominar la modelización financiera?

El modelo financiero cobra importancia para muchas empresas y consultoras en el marco de operaciones de financiación y de entrada de capitales. Cuando se trata de financiación, el inversor espera una presentación fidedigna y transparente de las expectativas de beneficios, capital y liquidez de la empresa.

Esta planificación se realiza con Excel, ya que es un instrumento casi universal en la comunicación empresarial. En la práctica el modelo financiero se centra en los aspectos de Cash Management, presentando la disponibilidad de efectivo a corto y medio plazo. Con el modelo, la empresa o la consultora pueden simular las diferentes opciones y estrategias de negocio. De este modo, se facilita la toma de decisiones con el modelo como referencia.

También los bancos utilizan modelos financieros a la hora de analizar la situación financiera de una empresa y sobre todo a la hora de valorarla.
Con un buen modelo se pueden comparar diversas estrategias empresariales y sus consecuencias, se puede planificar el break even o simular entradas de capital.

¿Qué riesgos conlleva la modelización?

Como todo buen instrumento, la música sólo suena bien si el instrumentista sabe tocarlo. Utilizar un modelo financiero mal elaborado, con datos falsos o erróneos y que no tenga en cuenta variables importantes para la empresa, es quizá peor que no tener nada.

Dado que el modelo financiero puede ser la base para decisiones importantes como la venta o adquisición de una empresa, cualquier factor irreal puede llevar a una mala decisión.

Planificar una inversión, un plan de financiación, la entrada de un socio capitalista o la planificación de la rentabilidad a medio plazo será ciencia ficción si se realizan con un modelo defectuoso.

Siempre que se realiza un cálculo complicado con tablas y hojas de cálculo hay operaciones y fórmulas complejas por medio. Un modelo bien elaborado permite considerar dependencias de indicadores económicos, escenarios y análisis de sensibilidad para realizar simulaciones como la simulación Monte-Carlo.

Existen básicamente tres riesgos

  • Elaboración con premisas falsas
  • Elaboración con errores
  • Elaboración simplificada en exceso

Un modelo financiero elaborado sobre premisas o datos erróneos no es mucho más que un cuento de la lechera. En casos extremos, las consecuencias pueden llevar a la quiebra o a los tribunales si los datos han sido falseados intencionadamente.

Una elaboración con errores puede llevar a tomar decisiones incorrectas por simples fallos de cálculo. Ya se pueden haber considerado todos los factores relevantes, comprobados los datos e incluido factores blandos como valoraciones de mercado… si hay fallos en el uso de la herramienta (normalmente Excel), el modelo saldrá defectuoso e inconsistente. Esto lleva a una pérdida de confianza en el modelo que puede eclipsar razonamientos correctos, desechando un modelo potencialmente correcto por pequeños problemas de cálculo.

Una forma de evitar estos fallos es la comprobación de errores y la supervisión o control de resultados. Esto es muy importante, teniendo en cuenta que según el ICAEW (Institute of Chartererd Accountants in England and Wales) el 90 % de hojas de cálculo en Excel contienen errores y más de la mitad de ellas se han elaborado sin ningún método formal.

El tercer riesgo es algo que ocurre bastante en la práctica real. Para evitar errores en la abstracción de situaciones muy complejas, hay una tendencia a simplificar en exceso. Esta simplificación puede llevar a obviar factores influyentes que al faltar llevan a tomar decisiones inadecuadas.

Modelizar también es cuestión de confianza

Estos riesgos son reales y por ello la confianza en la calidad de un modelo financiero es vital. El cliente, auditor o banco necesitan saber que están decidiendo sobre una base sólida y no sobre humo.

¿Qué es importante saber para realizar buenos modelos?

El proceso de modelización financiera comprende conocimientos de procesos, técnicas y habilidades diversas.

Por un lado, es importante un dominio de Excel.
Pero sobre todo es importante conocer y comprender los principios básicos de contabilidad y finanzas así como los principios básicos del funcionamiento de una empresa.

Para casos complejos también es necesario comprender conceptos financieros complejos. Sólo una buena comprensión permite simplificar de forma coherente y sin perder la lógica de un negocio.

Excel y la estandarización

En la práctica, el dominio de Excel es vital para realizar un modelo de forma correcta. También es vital para que el modelizador pueda concentrarse en los procesos de negocio y la estructura financiera sin detenerse en formatos y cálculos de Excel que distraigan la atención de lo que realmente importa.

La gran ventaja de Excel es también una debilidad: Al ser una herramienta muy flexible, muchos modelos acaban reinventando la rueda con cada modelo. Por ello hay que aprender a utilizar estándares comunes para las situaciones comunes.

Existen diversas opciones de estandarización de modelos financieros. Un ejemplo es el modelo FAST, que comprende reglas y directrices para la estructuración y los detalles de la modelización con Excel.

¿Donde se aprende a modelizar?

En las universidades existen asignaturas de modelización financiera en algunos grados de master para ADE y económicas. No obstante, el aprendizaje teórico es una cosa y la práctica real otra. En un marco de estudios generales, la modelización es un tema más.

En la práctica, la modelización requiere el manejo de Excel y/o otros programas de hojas de cálculo además de una base de conocimientos financieros básicos.
Cuanto más compleja sea la realidad de una empresa, mayor complejidad exigirá un buen modelo y con ello los conocimientos necesarios para poder abstraer la realidad y diseñar un modelo financiero tendrán que ser más especializados.

Los cursos de Modelandum

En Modelandum ofrecemos los cursos de iniciación en el manejo de la herramienta Excel y la modelización financiera para quien necesite partir de cero.

Intro a la modelización financiera

curso_modelizacion_financiera Este curso sirve de introducción a la modelización, proporcionando una base fundamental sólida para diseñar modelos financieros básicos. Se puede cursar de forma individual para aprender a modelizar. También está incluido en los cursos de modelización avanzados.

Excel para financieros

curso_excell_para_financieros Con este curso se aprenden las bases para utilizar Excel de forma efectiva en el sector financiero. Este curso es imprescindible para cualqueira que necesita un manejo fluido y seguro de la herramienta. Al igual que el curso de introducción, se puede cursar de forma independiente o englobado en un pack de modelización avanzada.

Aquí verás todos los cursos que ofrecemos.

Para especialidades más complejas como puedan ser compras de empresas, inversiones en sectores específicos o operaciones de valoración, el nivel de los cursos es intermedio o avanzado y por eso se ofrecen los cursos de iniciación como parte de un pack completo.

Para cualquier pregunta, no dudes en consultarnos o llamarnos.

Colaboración de Equipo Modelandum

Los expertos de la Escuela Modelandum de modelización financiera tienen vocación de enseñar y transmitir sus conocimientos y experiencia. Además de impartir cursos presenciales y online, ocasionalmente colaboran con artículos en este blog.

Equipo Modelandum
  • Consultores de modelización financiera,
  • Modelandum


DEJA TU COMENTARIO